Evidencia

Primeras notas de Kantor, rescatadas

  15 de Agosto de 2017        Gabriel Bianchini

Si bien el sitio web que alojaba el blog de Kantor nos informó que no existen copias del contenido eliminado de la página, hemos podido rescatar algunos textos por diversas fuentes.

Lo que sigue es una transcripción de lo que sabemos que fue la primera entrada de Atilio Kantor en su web:

Ahora bien, mi teoría afirma que lo sobrenatural es un imposible; lo que se llama sobrenatural solo es algo, dentro de las leyes de la naturaleza, que hasta ahora hemos ignorado. Si un fantasma se alza delante de mí, no tengo razón para decir: “Luego lo sobrenatural es posible”, sino más bien; “Luego la aparición de un fantasma está, en contra de la opinión recibida, dentro de las leyes de la naturaleza, es decir, no sobrenaturales”.

(Edward Bulwer-Lytton, La casa y el cerebro)

Debo confesar que me resulta muy difícil comenzar este relato, aunque considero absolutamente imprescindible poner por escrito en este momento hasta la más banal de mis impresiones. La intención de dejar estos registros tampoco se me presenta con demasiada claridad. Francamente no sé cómo empezar. No me puedo imaginar quién habrá de leer estas crónicas, si es que alguien alguna vez va a leerlas. Apenas consigo sobreponerme al presentimiento de que al ser estas palabras, escritas descuidada y apresuradamente, leídas por primera vez, ya no estaré.

La brutal sencillez de la cita con la que decidí abrir esta publicación se transfigura ahora irremediablemente en llana ingenuidad. Y eso es porque existe algo que el observador de tal hecho sobrenatural no podrá eliminar con facilidad de la perfecta ecuación sobre la cual plantea su hipótesis: el horror. Da igual si se trata de un fantasma o de un hombre-reptil, el miedo se interpone como un manto negro entre lo que percibimos y nuestra más legítima voluntad de análisis.

Eso no es todo: ¿Cómo entender la naturaleza de estas criaturas que, al parecer, se han esforzado en no dejar la más mínima prueba de su existencia? ¿Cómo encontrar evidencia de lo que no deja evidencia? Tal vez la respuesta está en seguir el rastro de las leyendas urbanas, de los dichos del amigo del amigo de un conocido que afirma haber sido testigo de algo indecible. Me resisto a seguir ese camino, más propio de un milagrero que de un investigador serio, pero habiendo yo mismo presenciado el horror de lo inexplicable, y a falta de una aproximación mejor, tal método deberá ser válido por el momento.

¿Tiene algún sentido iniciar una serie de registros de algo que uno desconoce completamente? ¿Qué gracia tiene enunciar y denunciar lo que acabo de reconocer como indemostrable? Una única razón tal vez hace desechables todas los argumentos anteriores: escribir me da tranquilidad. Me tranquiliza la ilusión de control que me da el poner por escrito aunque más no sea mi propia incertidumbre. Me impulsa la esperanza de que, al repasar los hechos vividos, al someterlos a un mínimo estudio, me sea dado escapar de ese abismo tan profundo del que de otra manera sólo se podría volver arrastrado por la locura.

Publicado por Atilio Kantor en 6/07/████   -  No hay comentarios

   Volver al blog